Enfermedad Hepática

La definición de enfermedad según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la de “Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y signos característicos, y cuya evolución es más o menos previsible”.

Enfermedad hepática es aquella que provoca que el hígado funcione inadecuadamente o deje de funcionar.

Cuando el hígado se encuentra afectado por alguna enfermedad es común que surjan síntomas como ictericia (coloración amarillenta en la piel y en los ojos), orina oscura, heces claras, negras o con trazas de sangre, aumento e inflamación del hígado, dolor abdominal (especialmente del lado derecho después de comer), hinchazón del abdomen, picor o prurito, fatiga o cansancio, fiebre, diarreas o pérdida de apetito.

Sin embargo, el hígado también puede estar comprometido y la persona no presentar ningún síntoma, siendo descubierta alguna alteración al realizar exámenes de sangre que evalúan las trasnsaminasas, enzimas hepáticas como ALT, AST, GGT y bilirrubina, o a través de exámenes de imagen como por ejemplo tomografías o ecografías.